martes, 22 de marzo de 2011

Desarrollo Sustentable

Definición de desarrollo sustentable:
Satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer las posibilidades de las del futuro para atender sus propias necesidades. Informe Brundtland (1987)
Muy bonita, pero desde mi humilde punto de vista muy tramposa… Preguntémonos primero:

¿Qué es una necesidad?: “Carencia o escasez de lo imprescindible para vivir:” es decir tiene límites, Hidratarse, Alimentarse, salud, socializar, etc. son imprescindibles para vivir.

¿Qué es el deseo?
: podríamos decir sencillamente que es el anhelo de cumplir una voluntad o saciar un gusto… No tiene límites, puedo desear muchas cosas, y siempre querer algo nuevo. Pues bueno, lo que ha ocurrido con nuestra sociedad consumista es que hemos destronado a las necesidades y hemos puesto a los deseos en su lugar. El sistema económico es esclavizado por de un sistemas de deseos, que no tiene límites. Hemos puesto un sistema económico, una industria del marqueting al servicio de los deseos, consumir y consumir… y de crear nuevos deseos, el problema radica en que los deseos no tienen límites y el sistema económico se ha hecho tributario de un sistema de creencias y se ha olvidad, o se hace el olvidadizo, de que nuestro planeta es finito y no pude satisfacer deseos infinitos. Puedo hidratarme (una necesidad) el problema es con que deseo hacerlo… y ahí entra el marqueting y el sistema… Coca cola, agua saborizada, embotellada, con menos o mas gas, etc, etc.

Es por ello que satisfacer las necesidades no hay que confundirlas con satisfacer los deseos… Nuestras verdaderas necesidades se podrian satisfacer con muchisimo menos de lo que consumimos y YO MISMO CONSUMO.

Desarrollo sustentable ¿una utopía?.... Me gustaría escuchar opiniones.


video

1 comentario:

Gregorio Kolbe dijo...

Una frase adjudicada al Che reza: "el capitalismo es el econocida más respetado del mundo". En medio de un sistema que se sustenta de una "sociedad de consumo", poco podremos comprender de necesidades. No se trata más que de un espejismo. Se revierten las prioridades y los sentidos, conduciéndonos a sumir nuestra propia vida en la persecución de lo superfluo. Así nos convertimos en cómplices y vidrieras de inventadas y justas necesidades.
No obstante, el primer paso para transformar la realidad es animarse a vivir desde otros paradigmas. El desarrollo sustentable no solamente es posible, sino que es necesario. Y es una necesidad verdadera.